Bienvenidos a mi mundo

Cuando nadie mira

Y de repente comprendes que a veces, en estas cosas del destino, la felicidad solo dura un instante, pero es algo tan grande que resulta casi imposible no dejarse mecer a través de sus segundos.